Arqueología humana

*El paradigma granadino de la desigualdad urbana*

ESTEBAN ORDÓÑEZ. REPORTAJE

El descubrimiento del yacimiento de la Alcudia (Elche) aclaró que enterrar a los muertos en casa no es una invención contemporánea. Los restos de las poblaciones íberas testimoniaron qué se hacía con los pequeños cuerpos que no habían podido siquiera iniciarse en la liturgia religiosa. Los padres abrían una fosa en la línea del muro de la casa donde colocaban al niño cubierto por tiestos de un ánfora rota o protegidos por piedras. La razón era sencilla, no tenían derecho mezclarse con los cadáveres de la necrópolis que consiguieron alimentarse de los dioses. Puede parecer exagerado, pero los no integrados se esconden aún dentro de casa, tras los chaflanes lisos o las farolas ribeteadas de las calles mayores. Antes los muertos eran muertos, no tenían culpa. Pero hoy la sepultura se adelanta, y resulta aceptable responsabilizar a los excluidos de su aislamiento. Así lo cree el profesor titular de Antropología Social de la Universidad de Granada, Paco Jiménez: “Es el cinismo de la ciudadanía. Convencerse de que el marginado se abandona y no acepta unas oportunidades igualitarias, aunque en realidad no hay mecanismos, puestos de trabajo…”.

Jiménez es experto en geografía y urbanismo. En los últimos 20 años ha analizado conflictos de violencia, marginalidad, prostitución o narcotráfico en el área metropolitana de Granada. Entre 1993 y 1995 contribuyó al diseño del Albaycín, nombrado Patrimonio de la Humanidad. Actualmente trabaja sobre Cúcuta (Bogotá), donde la violencia guarda una importante relación con el factor urbanístico. La vinculación entre el planteamiento de una ciudad y la discriminación tiene un amplio recorrido, el geógrafo y teórico social británico, David Harvey, ya trató la desigualdad como una cuestión de justicia redistributiva, inseparable de los sistemas de producción y de mercado.

 

Vecinos desempleados en el Almanjáyar de Granada (El País)

Desde hace 20 años se delimitan zonas de alto statu social, donde la calidad de las viviendas del entorno y del entramado es elevada, mientras hay otras marginales, abandonadas por la acción política y administrativa. Este proceso de guetización genera todo tipo de estigmas sociales. Para el catedrático granadino, la ordenación urbanística es determinante: “En un extremo de Granada en 2007 y 2008 construyeron pisos de unos ciento ochenta o doscientos mil euros, mientras que en otro las cifras caen a doce o quince mil; la clase media-alta, obviamente, no se ubicará en estos últimos”. El sociólogo y antropólogo Loic Wacquant asegura en Cuadernos del CENDES que el fenómeno está ligado al desarrollo de los sectores más adelantados de la economía: “Mientras se insista en apostar por lo que se llama el camino de la economía avanzada, sin contemplar el cuadro social completo, se seguirá reproduciendo marginalidad”.

El coste de las viviendas

divide los territorios

por clases sociales

Construcción de la miseria

Esta compartimentación de clases sociales no es accidental. Unas inundaciones en el invierno de 1962 en Sacromonte y Barranco del Abogado (próximos a la Alhambra) obligaron a realojar a 8.500 gitanos en unas viviendas de protección oficial que levantaron en el barrio de Almanjáyar. Hoy es el gueto de Granada donde se enfrentan gitanos españoles con otros de Europa del Este por controlar el tráfico de drogas, la prostitución y la delincuencia. Los taxis y autobuses dejan de circular en este territorio a partir de las diez de la noche. La ciudad iba a crecer por este tramo y el desarrollo se paralizó. “Un contenedor negativo estigmatiza una zona. Si cerca de una buena urbanización se coloca una cárcel, por ejemplo, los precios caen automáticamente”, analiza Jiménez.

 

Paco Jiménez es profesor titular de Antropología Social en la Universidad de Granada

La génesis de estas áreas de infravivienda no sólo se adhiere a una planificación basada en el beneficio económico y los prejuicios sociales. Históricamente, como especifica la socióloga peruana Emilie Doré en La marginalidad urbana en su contexto, “la marginalidad nace en un contexto de migración masiva del campo a la ciudad; es la causa más evidente de la aparición de barrios precarios”. Es reconocible aquí el caso de El Rodalet de San Vicente, donde inicialmente habitaban las viviendas los trabajadores de la fábrica de ladrillos Cedolesa. En muchas ocasiones, añade Doré, estos barrios pierden las condiciones mínimas de habitabilidad o se sitúan en terrenos al margen de un planteamiento urbanístico común con el resto del territorio.

El factor étnico

Además, entre los expertos se valora la incorporación de una lógica racista y excluyente dentro del proceso de modernización que derivó en grandes desequilibrios. El antropólogo granadino define el racismo como una actitud de “discriminar la diferencia”. “Suele aplicarse la segregación racial únicamente a personas, pero no hay que desligarlas del territorio que ocupan”, matiza. La acción política, como ocurre en las vías principales de San Vicente (Alicante), atiende sobre todo las parcelas ocupadas por vecinos que, por su capacidad económica y formación, pueden emprender acciones judiciales o mediáticas.

Deberían establecer unas tasas de

diversidad para lograr una buena

convivencia”, aconseja Jiménez

Antecedentes como el Barrio del Carmen de Alicante evidencian que la limpieza o los realojos son las medidas más recurridas por los gobiernos municipales frente a la infravivienda. Pero esto simplemente traslada el problema. “No se puede dar un piso sólo a grupos de una etnia determinada. Los esfuerzos deberían establecer unas tasas que diversifiquen la población para que todos aprendan a convivir con todos, si no estamos generando marginalidades que derivarán en violencia, drogas y prostitución”, advierte Jiménez.

Los índices de pobreza desvelan la perennidad de una sociedad de los dos tercios que pasa desapercibida. Una óptica humana dentro del urbanismo trasciende el caravista o las fuentes de mármol. Parece que sólo esta arqueología puede delatar la miseria de una ciudad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: