“Alicante es un buen laboratorio urbanístico”

*El especialista en Geografía Humana de la Universidad de Alicante, Armando Ortuño, cree en la necesidad de replantear la planificación en busca de la ciudad compacta*

ESTEBAN ORDÓÑEZ. ENTREVISTA AL CATEDRÁTICO ARMANDO ORTUÑO


El profesor de Obras Públicas y Caminos de la Universidad de Alicante conoce bien, desde el punto de vista urbanístico, los factores que influyen en las relaciones sociales dentro de las ciudades. Existen tres variables claves para el análisis de un territorio y la propuesta de alternativas: la ambiental, la económica y la social. Partiendo de estos parámetros ha engrosado su experiencia con una tesis doctoral sobre la alta velocidad, estudios sobre el impacto de los centros comerciales o una investigación para el Ministerio sobre los campos de golf en la Comunidad Valenciana y Murcia. “Siempre buscamos fenómenos novedosos y de impacto, los evaluamos y damos alternativas”. Por ello, actualmente, como respuesta a la crisis, analiza nuevos modelos de crecimiento. La estructura policéntrica de Alicante, explica, la convierte en un espacio privilegiado para practicar estas tendencias.

Pregunta.- Hoy se opta por modelos adecuados a las necesidades ambientales que, además, restauren la ciudad como un centro de relaciones sociales. ¿Cuál es el origen de esta idea alejada de la especulación vivida en las últimas décadas?

Respuesta.- Si hablamos de un modelo urbanístico en España donde afloró el humanismo, aunque su importancia se reconociera tarde, es el Ensanche Cerdá de Barcelona. Trataba de recuperar la pérdida de relaciones humanas derivada del impacto de la revolución industrial. Cerdá valoró la calle como un espacio de interacción: buscó igualdad para el peatón y el tráfico, dividió a partes iguales el suelo destinado a espacio público y privado…

P.- La Geografía Humana comprende al ser humano como miembro de una sociedad más amplia, con unas necesidades que deben configurar el entorno físico…

R.- Dentro de cómo tratamos la fuerza humana, entendemos que para trabajar en urbanismo debemos siempre interpretar todas las variables. Con el paso de los años se apunta a una mayor multiplicidad de los análisis que incorporará con más fuerza la presencia de los aspectos humanos. Por ejemplo, vemos que el Plan Rabasa puede contribuir a un desplazamiento de gente joven hacia la periferia, eso tendrá unos efectos sobre la ciudad. Nosotros los valoramos y si son negativos sugerimos alternativas.

El profesor Ortuño dedicó su tesis doctoral a la alta velocidad (E.Ordóñez)


P.- Y el entorno a su vez modifica las relaciones de la comunidad…

R.- Por supuesto, la calidad urbana, arquitectónica, el diseño urbano incidirán directamente en la vida pública. Ahora existe una tendencia a nivel de toda España de concentración de superficies comerciales que impulsa el modelo coche: esto afecta al tejido social y al comportamiento.

El Ensanche Cerdá es

el modelo humanista de

referencia en España”

P.- En el artículo La ciudad jardín o ecológica contra la ciudad lineal, una controversia histórica de Eduard Masjuan, se habla de una ordenación urbana ideada para el uso del automóvil.

R.- Si nos remontamos un poco, el cambio irrumpe con la revolución industrial, el ferrocarril era el modelo dominante. Entonces aparecen fenómenos de descentralización. Si el transporte nos traslada en menos tiempo, las distancias físicas aumentan. Efectivamente, el salto lo dan el coche y el camión en los 50 y, sobre todo en España, en los 60. Hoy vivimos a 50 kilómetros de nuestro trabajo. El proceso culmina en los 80 con la red de autovías y autopistas.

P.- ¿El AVE acusa esta evolución?

R.- Claro, nos permite vivir en Madrid y trabajar en Ciudad Real, que está a 170 kilómetros. Antes todo se hacía a pie y el entorno se reducía.

P.- Aún con todo, se intenta volver a la ciudad compacta…

R.-Sí, a finales de los años 90 la UE publicó unas recomendaciones que iban por este camino: énfasis del transporte público, sistema policéntrico de ciudades, asociación campo-ciudad… todo ello tiende a lo que tantas veces se llama sostenibilidad.

Vitoria, ejemplo de ciudad compacta (Polinomio Estudios)

P.- ¿Qué supone la ciudad compacta?

R.- El regreso al centro de Alicante, a la ciudad tradicional anterior a la descentralización y las consiguientes bajas densidades. El modelo anterior nos ha perjudicado y así lo muestra la Estrategia Territorial de la Comunidad Valenciana. Se tata de dar respuestas compatibles a las eficiencia requerida y, a la vez, responder a ciertas necesidades del mercado. California (EEUU), cuyo modelo turístico se asemeja al nuestro, está compatibilizando el turismo residencial con una mayor sostenibilidad ambiental, económica y social. En este caso, el desarrollo de la zona turista se anexa a la sociedad existente para favorecer la cohesión.

El sector público debe

decirle al mercado qué quiere

y cómo debe desarrollarse”

P.-¿Y la excesiva densidad demográfica no puede arruinar estos intentos?

R.- Ciudad compacta no significa densificación. De hecho, requiere unos estándares medios que fomenten el transporte público y las relaciones interpersonales con un buen comercio de barrio, y que el tejido crezca en base a esa densidad. Pero el proceso es largo, lo primero es regenerar bien lo existente (los centros de las ciudades se están vaciando), a partir de ahí debemos confeccionar el crecimiento con sus edificios, jardines…

P.- ¿Es difícil aplicarlo en Alicante?

R.- Alicante es un buen laboratorio. Tenemos una provincia con una buena estructura territorial, tiene muchos centros de cierta entidad y ciudades medias: Alicante, Elche, Benidorm, Alcoy, Elda, Denia… Es mucho más equilibrada que Valencia. Aunque es cierto que tiene muchos problemas de baja densidad.

P.- Suena demasiado pretencioso para el modelo de construcción de los últimos años basado en la especulación. ¿Ahí entra el sector público?

R.- Claro, su papel debe ser planificador, debe decirle al mercado qué quiere y cómo debe desarrollarse. Pero aún no hay claridad sobre lo que se debe hacer. Lo primero es articular unos instrumentos legales que guíen al mercado. Como representante de los ciudadanos el sector público establecería las normas. Los intereses empresariales no tienen que marcar las reglas de juego.

P.- Uno de los barrios de Estocolmo, Hammarby Sjöstad, es el primer ejemplo de urbanización holística que intenta combatir los problemas ambientales que tanto preocupan a los organismos internacionales. ¿Cómo deben afrontarse las necesidades ecológicas tiene una ciudad?

R.- A mis alumnos de Obras Públicas suelo hacerles una pregunta: “¿Más superficies verdes significa mayor calidad ambiental?”. La respuesta es que no, no es tanto la cantidad como la calidad. Lo importante es la interconexión de estas zonas, que tengamos unos corredores verdes, unos espacios para pasear igual que existe una red viaria para el tráfico. Poner cuatro paneles solares en una determinada ciudad responde a una visión limitada de la sostenibilidad, las grandes operaciones territoriales marcarán si trabajamos en el buen sentido.

Anuncios

One Response to “Alicante es un buen laboratorio urbanístico”

  1. Pingback: Funambulismo comercial « UrbAlacant

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: