Donde reside la música

Sergio Soler

En mitad del más célebre paseo alicantino, entre tenderetes, palmeras y mármol tricolor, se alza un escenario sorprendente a primera vista por su originalidad arquitectónica. Un espacio musical que ha adquirido solera con el transcurso de los años, hasta recibir, este mismo año, el reconocimiento de edificación protegida.

El Auditorium Municipal o la Concha, como se la conoce popularmente por la forma de su visera, es uno de esos lugares que rebosan música por los cuatro costados. Construida hace medio siglo, fue un proyecto casi paralelo al de la propia Explanada de España, donde hoy se asienta. Ambas obras pretendían modernizar la imagen de una capital como Alicante, que contaba por entonces con 100.000 vecinos. Eran otros tiempos, previos al desarrollo demográfico y turístico que iba a experimentar la ciudad posteriormente.

Plano frontal del proyecto

El proyecto de la Concha (1954) constataba la necesidad de “dotar a la ciudad de un kiosco para conciertos” que estuviera “a la altura de la categoría que la población ha adquirido”. En este sentido, la obra daría continuidad a la tradición musical del emplazamiento: las bandas ya actuaban, a finales del siglo XIX, en el templete del Paseo de los Mártires (actual Explanada). Por tanto, la idoneidad del lugar no ofrecía dudas, “de acuerdo con el sentir general y unánime”.

El siguiente paso consistía en idear un auditorio útil para los músicos, pero acorde al mismo tiempo con la estética del paseo. El arquitecto municipal Miguel López fue el responsable del diseño. “Lo funcional debe imperar sobre lo decorativo”, expresaba el proyecto como prioridad, aunque haciendo hincapié en las “sencillas formas” que le dieran “elegancia de líneas y prestancia al conjunto”.

Plano del proyecto de iluminación

El resultado se tradujo en una obra singular, construida principalmente en hormigón, y cuya parte más característica es una larga visera de ocho metros de altura, que lleva integrados los focos de iluminación. Destacan también el sótano al que se accede por detrás del escenario y el escudo de la ciudad en piedra caliza, presidiendo el podio del director. El coste total fue de 523.887,32 pesetas, todo un desembolso para la época.

Durante décadas, la falta de mantenimiento unida a factores externos, como la proximidad del mar, contribuyeron al lento deterioro de la Concha. De hecho, el alcalde Díaz Alperi llegó a estudiar su demolición hace apenas diez años, dado el lamentable estado de la estructura. Finalmente, pudo evitarse tan cruel desenlace y el templete fue restaurado en 2002, respetando su diseño original. Con el fin de evitar otra situación similar, el Ayuntamiento de Alicante aprobó su protección integral, junto a varios monumentos, dentro del Plan de Recuperación del Centro Tradicional. La música seguirá viviendo en la Explanada por mucho tiempo.

El tren del mañana

Sergio Soler

Tal y como es noticia por estas fechas con el caso de la línea Madrid-Valencia, en pocos años, la revolución de la alta velocidad llegará también a Alicante, acortando considerablemente las distancias con la capital de España. Se trata, qué duda cabe, de un hecho cuyo impacto positivo es todavía difícilmente calculable. Sin embargo, además de la rentabilidad en términos turísticos (y, por ende, económicos) el mayor reto para la ciudad está en la propia transformación que exigen las obras del AVE. Tanto si se acaba cumpliendo el proyecto previsto -renovar la estación en su actual emplazamiento, pero con las vías soterradas-, como si se trasladara la terminal a una zona periférica, quedaría libre una gran parcela en pleno centro urbano, cuyo aprovechamiento resulta vital desde el punto de vista urbanístico.

Leer más de esta entrada

“El Gobierno ha actuado al margen de la ley disparando las cargas hasta casi el 250%”

CÉSAR PONCE

Josefa González es la presidenta de la plataforma que defiende los derechos de los vecinos de Castellet y Montoyos (San Vicente del Raspeig), vulnerados por el Plan de Adecuación Urbana 2. Teme por su vivienda, que habita desde hace décadas, al igual que otro medio centenar de afectados. Tras más de ocho años tocando puertas y pidiendo colaboraciones, sigue demostrando un gran arrojo en su enérgico alegato. Con los ojos impregnados de credibilidad, remueve documentos y planos con la ilusión de resultar convincente.

Josefa González (presidenta de la Plataforma Castellet - Montoyos) maneja los planos del PAU 2

Leer más de esta entrada

“Hay que apostar por un modelo urbanístico no expansivo”

MANUEL SERRANO

Las zonas verdes escasean en Alicante, y los políticos son cada vez más conscientes de la importancia de abrir este tipo de espacios para que la ciudad pueda respirar. Miguel Ángel Pavón, candidato de Izquierda Unida a la acaldía de Alicante, ha atendido las cuestiones de UrbAlacant sobre la salud ambiental de la ciudad.

Leer más de esta entrada

El coste de la identidad

ESTEBAN ORDÓÑEZ· San Vicente

“Los graffiteros se comunican a través del estilo y la calidad de los dibujos. Es difícil de parar, quieren expresarse y el graffiti es su seña de identidad”, sentencia el Jose Antonio Durendez, ex-graffitero y militar. Los tags, la mayoría de rúbricas que enturbian el espacio público, son simplemente eso, señas de identidad. Sin embargo, el graffitero profesional, Lauder López, separa esta práctica de los murales creativos: “Son importantes porque sirven de toma de contacto inicial con el movimiento urbano, aunque no tienen nada de artístico y son los que más ensucian”. Esta modalidad de firma nació en los 60 y es el escalón más bajo dentro de la pintura urbana por su rapidez y su pobre elaboración. Los expertos la consideran la base del graffiti. En un principio no existía guerra de estilos y la marca se limitaba a escribir el nombre el mayor número de veces posible y con letra legible. El liderazgo dentro de los grupos lo obtiene el que más cara sitúe la prima de riesgo de su nombre.

Leer más de esta entrada

Un parque entre dos mundos

MANUEL SERRANO

Oculto entre la ladera del Castillo de Santa Bárbara y las encaladas casas del barrio  Santa Cruz, el Parque de la Ereta constituye uno de los miradores más privilegiados de Alicante. Esta moderna construcción, lejos de romper con su entorno, armoniza visualmente con sus alrededores. Los elementos arquitectónicos que lo componen se integran en el castillo de tal manera que parecen formar parte de la misma fortificación.

Leer más de esta entrada

Bienvenidos a UrbAlacant

Comienza la andadura de esta nueva revista digital especializada en urbanismo humano.